lunes, 16 de julio de 2012

...



Siguen los días raros.
La felicidad (con su consecuente emoción) llegó inesperadamente el sábado a la tarde cuando me había armado de paciencia y subyugado mi natural ansiedad en la espera de la respuesta que se dilataba.
La respuesta llegó.
Leí.
Releí.
Reí.
Lloré.
Disfruté.
Me deleité en la soledad de estar sola con mi noticia unos minutos.
La compartí y festejé.
Lo sigo haciendo. Festejo.
La sonrisa se me sale sola.
Hoy es tu cumpleaños y siento que no es casual.
No dejo de pensar que estarías orgulloso de mí.
Puedo ver el orgullo en tu sonrisa plácida.
"Te felicito, Gorda" -dirías abrazándome apretadamente.
Y yo... yo... yo.... Necesito tanto tu abrazo.
Tanto lo necesito que si cierro los ojos, te veo, te escucho y te siento.
Abrazándome.

6 comentarios:

Veroka dijo...

El abrazo llega al corazón esté donde esté...
Hace 12 años que se fue mi abuela, esa abuela que fue un poco mi mamá y no sabes como la extraño, lo que daría por tenerla aunque sea un ratito acá al lado mio, tomando unos mates y charlando de la vida...
te mando un beso enorme

Graciela dijo...

Qué bueno me alegro, de esto tan bueno que te está pasando, aunque no cache nada jajjaja puedo imaginarlo , y ese abrazo del que hablás seguro que lo sentirás por ahí está!!! y siempre estará cerca tuyo!!
besitos ♥♥

roberto dijo...

Bueno, si la sonrisa te sale sola eso seguramente es muy bueno!!!
Dale, seguí dibujando sin que sea por encargo, que eso es rebueno!!!!

Flac_k dijo...

Excelente, aunque sigan los días raros, estás feliz y sigues siendo protagonista. Por lo que sea, felicitaciones!!!

Un abrazo grande

Mariela Sorrentino dijo...

Me imagino cómo habrás sentido ese abrazo, porque me hiciste sentirlo a mí también.

Iv dijo...

Felicitaciones Marcela !!! que esa noticia tellene y colme de amor y felicidad !!