sábado, 21 de junio de 2008

Réquiem para mi padre


Martes 10 de junio de 2008.

Hoy la tristeza es tan profunda.
Tanto dolor. La pérdida irreparable.
Es tan difícil de creer tu partida tan repentina, inesperada.
Me queda el orgullo de tu bondad generosa. De tu intachable honestidad. Fuiste mi guía, mi referente. Lo vas a ser siempre.
Duele tu ausencia de sonrisas contagiosas, de chistes de salón, de ideales expresados en voz alta, de manos que todo lo arreglan.
Duele el pecho con esta opresión de lo que ya no puede ser. Tus proyectos. Tus hobbies. Tu incansable capacidad de trabajo. Tu sabiduría siempre dispuesta a ayudar.
Viviste acorde a tus ideales. Siempre fiel a tus valores y sentimientos.
No quedan materias pendientes. Sólo este inmenso dolor de agua derramándose dentro de mí. Agua que fluirá lentamente... lavando la tristeza de este momento, hasta que sólo queden los recuerdos -valiosísimos recuerdos- llenando el vacío que hoy deja tu ausencia.
Te quiero tanto. Te extraño tanto.

¿Puede alguien tener tantos intereses y dedicarles tiempo y espacio a todos?... Vos podías...

El Che, la numismática, la carpintería, la música (el tango, el jazz), el fútbol (Club Atlético Independiente, El diablo Rojo), la tecnología, las clases en la facultad (UTN), la astronomía, el cine (el viejo cine), las antigüedades, la electricidad, los libros, la radio, la fotografía, los recuerdos (viejos recuerdos...propios o ajenos), los perros y los gatos desamparados (siempre se convertían en nuestras mascotas)...

(Por favor, hagan click en la imagen para ver en detalle.)

Gracias, Julián, por traducir en bellas fotografías mi sentimiento.

17 comentarios:

el gran pablinew dijo...

Marce, es muy bello lo que escribiste de tu papá. Lo siento mucho. Te mando un abrazo a la distancia.

Laura Torres dijo...

hOLA Mar.....sabés? todas esas magníficas imágenes, llenas de tanta vida cuidadosa, esmerada, elegida...me hacen convencer más que los que se fueron se van para llenarnos el camino que nos falta, de bendiciones, es íncreible como lo hacen de bien, yo lo creo así.
Sentite en paz...tu papá esta muy tranquilo ahora...y volverá en abrazos mágicos que no se sienten como los abrazos que conocemos acá...sino que son abrazos que no te sueltan nunca, ni a vós ni a tu familia.
Sentite cuidada,querida,especial porque así somos para ellos ahora, frágiles cristalitos de luz que deben cuidar con todo el amor y la sabiduría del mundo. tienen nuestros seres queridos del cielo más vida y fuerza que nunca.

Del dijo...

Imágenes que reconozco me acercan a vos. Mi papá tiene algunas coincidencias llamativas con el tuyo: Independiente, la UTN, la mesa de trabajo, el torno...las ganas de estar siempre haciendo...gracias por contarnos sobre tu papá, gracias por acercarnos un poco con este homenaje tan sentido y personal. Coincido con Laura: no puedo imaginar el vacío en el "cielo", sabiendo que personas como tu papá están en él. Sólo puedo pensar y sentir que te acompaña y te abraza en ese abrazo que no se suelta. Te imagino teniendo conversaciones mentales con él, porque de tanto conocerse sabrás qué te respondería...y así es como siempre te va a acompañar, está en vos, y en tus hijos, y en todo aquel que lo recuerde y lo piense. Hermosas, hermosas fotografías, hermosas manos trabajadoras, rodeadas de objetos cargados de afecto. Hermoso tu homenaje Marce. Te quiero mucho.

Veroka dijo...

un abrazo...

Luciana dijo...

Mar, te mando un abrazo muy muy fuerte.

Pierina dijo...

Hola Marce... hermoso lo que escribiste sobre tu papá, te mando un abrazote inmenso!!!!!!

zime dijo...

Bueno que agregar, mis sentimientos son los mismos que los de Laura y Del. Te mando un abrazo abrigatido lleno de amor y compasión.

julian valiente dijo...

BREVEMENTE, ESTE ES PEPE.
El 10 de junio de 2008 no fue un día más, fue por cierto un día que pasó para cambiarlo todo, para derrumbar proyectos, para desbastar los corazones de quienes lo amamos. Esto es sin dudas la porción de vaso vacío que no puedo llenar por ahora con nada.
Día a día me despierto, abro los ojos y por escasos 5 segundos me encuentro pensando que todo esto es un sueño, pero no, ni bien logro ubicarme en tiempo y espacio, la realidad me golpea.
Para poder hablar de Pepe como él merece, con paz, felicidad y con mucho amor, voy a tratar de proyectarme de aquí a un par de años, como si mágicamente el tiempo hubiera acomodado un poco las cosas en su lugar.
El abuelo “Pepino Frito” como le dice Martín, no es ni más ni menos que el mismo sol, una persona que irradia calor, luz, que te guía y te cobija aún cuando no lo ves. Es sin dudas la persona más completa y profunda que conocí en mi vida, un compañero de todo aquel que lo necesitase, un abuelo perfecto, cargado de presencias, que estaba siempre donde debía estar, que ordenaba sin mandar, y que generaba una atmósfera de paz y tranquilidad en cada lugar en el cual estaba.
Una noche, comiendo en su casa, lo tomé de la mano y le dije mirándolo a los ojos, que era el mejor suegro que me podría haber tocado. Su reacción automática fue mirar para abajo, hacer un silencio profundo y quedar casi abombado por unos segundos., con una mirada agradecida, propia de un grande, de aquel que actúa de corazón, sin buscar ser querido, sino encontrándose con el amor del otro como consecuencia de su actuar.
Como no vamos a llorar su ausencia, si la característica excluyente de él era justamente el estar siempre presente. Solo me queda por ofrecerle un gracias, gracias por haberme concedido el honor de quererlo, y gracias por los momentos, por sus abrazos y por su sincera mirada.
Ojalá algún día pueda tener en mi obrar aunque sea una pizca de él.

marina aizen dijo...

Mar, como Lau, como Del, como todos los que se acercan despacito y abrazando, me emociona saber cuánto amor hay a tu alrededor.
Irá llegando despacito, en los momentos más difíciles, para que todo retome curso.
Es una emoción también, saber que quien te dió tanto, también dejó mucho de ese entusiasmo y amor en vos, laburante, apasionada, soñadora.
Quedáte tranqui. El va estar siempre en cada uno de tus besos y tus abrazos, tus broncas y brincos, tus alas y sales de Mar.
Quedáte con la sonrisa que más recuerdes y con el pensamiento de que seguro seguro, te guiña un ojo con cada buen paso nuevo que empieces cada día.
Te quiero montones Mar. Muchas fuercitas y abrazos de fuego con calorcito y chispas de alegría. Para que se disperse por un ratito lo azulino del lagrimear y venga el naranjita de las sonrisas.
Que tengas lindo día.
mari.

Paola dijo...

Un abrazo desde el alma Marce.
Te quiero mucho

Marcela Calderón dijo...

Leo y releo sus comentarios muchas veces por día, sin animarme a contestarles por no saber bien qué decir... Me hacen muy bien. Son todos tan cariñosos. No me arrepiento en lo más mínimo de haber creado este blog meses atrás. Y menos me arrepiento de haber sentido la necesidad de compartir con ustedes un poquito de lo grande que fue mi papá, para mí, y para muchos. Sus palabras me llegan, hondo, tanto como sus abrazos y besos virtuales.
Gracias, gracias a todos en general y a cada uno con sus particularidades.

Laura Torres dijo...

Que lindas tus palabras Mar...
Compartimos, el extraño camino que sigue para adelante...es un camino realmente extraño...pero profundo, hondo... y ... se aprende tanto!!!!!...

adriana juárez dijo...

Siento mucho lo de tu padre, yo perdí al mío hace exactamente los mismos años de mi hijo mayor, 19...nunca lo olvido, tus palabras una vez me hicieron recordarlo, porque él también está conmigo en esa gran herencia que cómo a tí te ha dejado tu padre, sus valores, sus intereses, sus ideales, sus hobbies, el reconocimiento de sus amigos y familia..gracias por compartirlo con nosotros, un abrazo y mucho ánimo!!

Toribio y "yo" (adribel)

luz dijo...

divino todo!
beso

tania dijo...

:( so , so sorry-

Gustavo Aimar dijo...

Marcela, a pesar del dolor es muy bello este posteo, me identifico mucho con las fotos y con todo eso que una persona deja atrás cuando se va por ahí,quién sabe dónde... Seguramente donde dice Laura... Gracias por compartirlo y te mando un gran abrazo!

Anónimo dijo...

Papi: con tu partida parte de nosotros se fue con vos... pero por sobre todas las cosas... parte de vos quedó con nosotros...

Gracias por todo lo que me diste y me enseñaste...


Javier