viernes, 20 de julio de 2012

Amigos


No quiero ponerme cursi. Ya saben los que me conocen lo que pienso-siento de los días que se festejan por imposición. Celebro la amistad como todos, como cualquiera. La celebro cada día de mi vida. Pero bué, alguien insistió en que hoy hay que celebrarla un poco más, y yo soy rebelde por naturaleza, pero se ve que no tanto…ja. Así que, ¿que tanto explicar?... ¡FELIZ DIA DEL AMIGO! Je. 


Están invitados a elegirse y llevarse una piedra amiga de regalo.

lunes, 16 de julio de 2012

...



Siguen los días raros.
La felicidad (con su consecuente emoción) llegó inesperadamente el sábado a la tarde cuando me había armado de paciencia y subyugado mi natural ansiedad en la espera de la respuesta que se dilataba.
La respuesta llegó.
Leí.
Releí.
Reí.
Lloré.
Disfruté.
Me deleité en la soledad de estar sola con mi noticia unos minutos.
La compartí y festejé.
Lo sigo haciendo. Festejo.
La sonrisa se me sale sola.
Hoy es tu cumpleaños y siento que no es casual.
No dejo de pensar que estarías orgulloso de mí.
Puedo ver el orgullo en tu sonrisa plácida.
"Te felicito, Gorda" -dirías abrazándome apretadamente.
Y yo... yo... yo.... Necesito tanto tu abrazo.
Tanto lo necesito que si cierro los ojos, te veo, te escucho y te siento.
Abrazándome.

martes, 10 de julio de 2012

El pájaro de oro

(...) "Y respondió la doncella: -No lo sé, pero me sentía muy triste y ahora estoy alegre. Me parece como si hubiese llegado mi legítimo esposo.- Y le contó todo lo que había sucedido, a pesar de las amenazas de muerte que le habían hecho los dos hermanos, si los descubría. El Rey convocó a todos los que se hallaban en el palacio, y así, compareció también su hijo menor, vestido de harapos como un pordiosero; pero la princesa lo reconoció enseguida y se le arrojó al cuello. Los perversos hermanos fueron detenidos y ajusticiados, y él se casó con la princesa y fue heredero del Rey." (...)

Mi ilustración para un fragmento de El pájaro de oro de los hermanos Grimm, dentro del marco de la 11a. Muestra Anual del Foro de Ilustradores "Homenaje a los hermanos Grimm" en la 22a. Feria del Libro Infantil y Juvenil (9 al 28 de julio de 2012)

domingo, 1 de julio de 2012

Mi abuelo Saturno


Mi abuelo Saturno era ferroviario. Para cuando yo nací, él ya estaba jubilado y se dedicaba a lo que más le gustaba hacer: reparar radios a válvula. Le fascinaba el mundo en sí mismo de la radio (pasión que le dejó como herencia a mi padre). La casa de mis abuelos paternos, era una de esas casas "chorizo", típicas de una época, con las habitaciones alrededor de un patio de mosaicos tipo ajedrez, en blanco y negro, lleno de plantas en macetas que mi abuela Estefanía cuidaba amorosamente. Por una escalera empinadísima -y peligrosa para una nena inquieta y movediza como yo-, al costado de ese patio, se accedía a la pequeña habitación abarrotada de radios, que era el rincón mágico de mi abuelo. En las siestas rosarinas, yo la subía sigilosamente, para colarme en ese cuarto chiquito, con olor a madera y antigüedades, y mirar en silencio cómo las manos de mi abuelo manipulaban las válvulas y partecitas de esa radio, y aquella, y aquella otra, hasta hacerlas revivir, disfrutando del sonido del dial intentando sintonizar una emisora... Él disimulaba, en su eterna paciencia, el hecho de saber que yo estaba allí, intentando pasar inadvertida. Cómplices, ambos, del disfrute y el placer de compartir un momento que nos unía en un cariño que no necesitaba de palabras, sonidos, ni abrazos, para existir...